Simplemente: confiar

Puertas_arqueología_urbana_2En la definición del objetivo es importante explorar la realidad, en ese sentido explorar las opciones para que aquello que nos queremos plantear sea alcanzable y sino, evaluar aquellas cosas que nos frenan para su consecución, y ver aquello que podemos hacer para conseguirlo.
Sin embargo, existen ocasiones que estamos tan embebidos de esa realidad que sin querer somos incapaces de ver más allá de nuestras propias circunstancias. Interpretamos los distintos acontecimientos a partir de la idea que tenemos del mundo, y lo justificamos en ello. Sin darnos cuenta, que son múltiples opciones que coexisten, que en nuestra inconsciencia pasan delante de nuestros ojos y somos incapaces de verlas.
Resulta difícil pensar en futuro, plantearse opciones, cuando aquellas ideas que nos permiten interpretar el mundo, lo único que consiguen más que reafirmarnos en lo que tenemos. Si bien existen opciones, pero finalmente sólo se dan vueltas sin sentido que al final llevan nada más que a resignarse en aquello que es el día a día. Posiblemente para cualquier espectador externo, esta situación le sea inexplicable, y quizá encuentre opciones ante todas esas ideas que escucha plantearse por delante. Pero, sólo quien lo vive lo entiende.
Entiende cuando explora hondo las motivaciones que le empujan a actuar y mantener esa realidad. Sólo quien lo vive puede entender la funcionalidad de cada una de esas opciones para generar ese equilibrio, al mismo tiempo, que esa ansia de desear algo mejor, un ansia que muchas veces queda en eso, un simple deseo lanzado al viento.
Cuando comenzamos a dar valor a pequeñas cosas, cosas que hacen que conectemos con un espacio de luz, poco a poco conseguimos generar un espacio de mayor calma y tranquilidad, y es desde este espacio desde el que recién podemos valorar opciones.
Desde allí, desde ese espacio de soporte es desde el cual podemos soltar y explorar, retar esas creencias, ahondar en ella, donde podemos ir y volver, descubriendo que más allá de esa realidad, existen espacios de no-realidad que en esos momentos en los que la zozobra nos inunda, surgen situaciones en los que de forma inexplicable todo finalmente se termina arreglando. Esos espacios de “no-realidad” instantes que detienen el mundo, permiten que contactemos con un lugar en el que a pesar de tanta dificultad finalmente aprendemos que de todas se sale.
Una no realidad, que simplemente que en ocasiones solo queda confiar en algo más grande como es la vida.
Cuando estamos tan llenos de realidad y deseamos generar un cambio, y conectamos con esa no realidad, es cuando se consigue abrir la puerta a ese espacio de cambio, un espacio que trasciende nuestra propia realidad, y en que si empleamos productivamente algunas de las herramientas propias de la realidad, podremos trabajar en transformar nuestra realidad en otra totalmente distinta.
Algunos le llaman, fe, otros confiar en la vida, en ocasiones para llegar a ese lugar tan especial hay que ir en otro sentido, andar de forma distinta… simplemente confiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s