¿Ante el mobbing qué está en mis manos poder hacer?

La literatura científica pone en evidencia que tanto los estilos de liderazgo autoritarios como aquellos que dejan pasar todo favorecen la aparición del acoso. Del mismo modo que determinadas personalidades antisociales, narcisistas e histriónicas, según señala Furnham (2008) pueden estar asociadas a al éxito en el trabajo, también es cierto que esta “triada oscura” aflora en momentos de alto estrés y de presión, incidiendo negativamente tanto dentro de la organización como en las relaciones al interior de la misma. La desconfianza, la deshonestidad y la falta de equidad están asociadas a ellas.

En estos momentos de alto estrés y ante la incapacidad de tolerar la frustración derivada del mismo, la manera como reacciona el agresor es expulsando toda esta incapacidad de gestionar lo que vive a manera de agresión en sus víctimas.

En ocasiones este tipo de conductas están apoyadas por la misma organización. En otras forma parte de la forma parte de la propia personalidad de quien agrede.

Esta, sin lugar a cuentas es la situación o el marco al que las personas que viven el acoso tienen que enfrentarse en muchos casos. A un conjunto de actos no requeridos que consiguen conducirla a una posición de indefensión, en la que el desequilibrio de poder entre las partes ya sea real o simbólico consigue que poco a poco sea siendo expulsada de la organización. Bien por ser distinta a la misma, o bien por no querer plegarse a los requerimientos de hacerse a ella. Es importante recordar a pesar de ello, que cada episodio es único.

Sin embargo y sin dejar de lado esta visión de la realidad, de tener presente que esto es lo que se vive. Teniendo en cuenta que esa culpa que se siente ante el denunciar, no pertenece a quien lo sufre , que esa vergüenza que en ocasiones aparece no es más que un mero producto de las circunstancias puesto que si la justicia organizacional y el respeto mutuo existiesen es posible que estas emociones ni siquiera aflorasen.

Quisiera poder reflexionar sobre algunos puntos, es cierto que la propia agresión consigue que nuestro campo de visión en ocasiones se acorte y que en ocasiones sea imposible distanciarnos de estos hechos, sin embargo es importante preguntarse una vez que uno es consciente de todo esto el qué hacer.

Indudablemente el pedir ayuda y el buscar apoyo, resultan un primer paso a seguir. Tanto dentro de la organización como fuera de ella si fuese el caso. Pero lo cierto es que del mismo modo que el mobbing resulta un proceso complejo en el que interactúan distintos elementos, en el darnos cuenta y en el actuar frente a él existen distintas cosas a tener en cuenta. Me gusta pensar en estas cosas como pequeños objetivos. Los cuales actúan en equilibrio y ante los cuales hay que plantearse muchas veces que la simultaneidad en su consecusión es necesaria y posible.

Quisiera plantear las siguientes preguntas, finalmente la respuesta será el objetivo que cada uno se marque, y que consigan servir de algo para quien atraviesa por este camino:

¿Ante esta situación qué puedo hacer?
¿Con qué recursos cuento?
¿Qué opciones tengo?
¿Cuáles de estas opciones están en mis manos poder conseguir? ¿Qué está en manos de otro?
De uno a diez, cuan real es que lo consiga.
¿Qué pasos he de seguir?
¿Aquello que está pasando de uno a diez cuanto está afectando mi salud física, mi salud psicológica y a mi familia? Si es así, ¿con qué recursos cuento?
¿Cuan conforme te sientes con aquella decisión que has tomado?
¿Cuándo todo acabe, dónde me veo, haciendo qué cosas, de qué personas me quiero ver rodeado?

Posiblemente el poder elaborar una respuesta para algunos sea fácil. Para otros no. Quizá el dar vueltas sobre ellas, o evitar concretar sobre ellas sea una opción. O quizá se tarde un tiempo, un largo tiempo en responderlo. O posiblemente te sientas incapaz de reaccionar, es normal, ante una situación de injusticia de este tipo es normal que reacciones de este modo. Lo cierto es que sea la forma qué emplees para reaccionar, es algo que haces con los recursos que cuentas. No son ni buenos ni malos, son los que tienes y punto… y es plenamente lícito pedir ayuda. Ante esto, también es posible y bastante probable que muestres desconfianza ante esta ayuda, …, lo cierto es que si careces de apoyo y tu día a día es estar viviendo en un entorno hostil, tu reacción forma parte del proceso en el que estás.

Quizá para alguno la opción sea pensar que quien tiene que cambiar es el agresor, decididamente se trata de una situación injusta e indeseada. Pero ante esto, mi pregunta es, ¿cuánto está en tus manos en cambiar al otro? ¿En cambiar a la organización? Antes las pequeñas o grandes acciones que puedas realizar: ¿dónde quedas tu? Lo cierto es qué, el dónde quedas tu frente a esto y donde te quieres ver, por duro que sea el horizonte es importante que lo tengas en cuenta y que recuerdes qué quizá lo único que somos capaces de cambiar es aquello que está realmente en tus manos de poder hacer.

Esta es una reflexión muy personal, me encantaría poder escuchar tus comentarios tanto si en algún punto consideras que no te sientes conforme con lo que escribo como si ella te conduce a una reflexión mayor.

Bibliografía:
Braithwaite, V., Ahmed, E., & Braithwaite, J. (2008). Workplace bullying and victimization: The influence of organizational context, shame and pride. International Journal of Organisational Behaviour, 13(2), 71-94.

Furnham, A. (2007). 2 Personality disorders and derailment at work: the paradoxical positive influence of pathology in the workplace. Research companion to the dysfunctional workplace: Management challenges and symptoms, 22.

Luoma, J. B., Hayes, S. C., & Walser, R. D. (2007). Learning ACT: An Acceptance & Commitment Therapy skills-training manual for therapists. New Harbinger Publications.

Weiss, H. M., Suckow, K., & Cropanzano, R. (1999). Effects of justice conditions on discrete emotions. Journal of Applied Psychology, 84(5), 786.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s